Revisando la resolución de la AEPD: Caso Adeslas

Posted by | No Tags | Blog | No hay comentarios en Revisando la resolución de la AEPD: Caso Adeslas

Un año más tengo el placer de poder compartir con los asistentes al EMBC las experiencias relacionadas con la legalidad del marketing digital. Como preludio, me gustaría compartir con los lectores alguna de las prácticas de la “temida” Agencia Española de Protección de Datos para así, ver qué retos deben afrontar las empresas que se dedican al envío de correos electrónicos publicitarios. Es en esta labor de dar ejemplos reales que me gustaría centrarme en este caso, en una resolución de la AEPD de este año 2022 que creo que ejemplifica y clarifica muchas de las dudas que pueden surgir en el día a día y que sin duda, son preguntas habituales de los asistentes del EMBC. Me estoy refiriendo a la sanción a Segurcaixa Adeslas por el envío de correos electrónicos no autorizados. Para quienes quieran leerla completa, aquí tenéis la resolución de la AEPD.

 

Los hechos: una persona presentó una reclamación ante la AEPD por el hecho de seguir recibiendo comunicaciones comerciales de agentes de seguros de Adeslas, a pesar (1) de ser un cliente Robinson y (2) haber solicitado la baja hasta tres veces.

 

Como digo esta es una resolución interesante pues desmonta uno a uno los argumentos, en muchos casos, habituales de quienes incumplen la regulación de envío de comunicaciones comerciales y también aporta algún criterio más interesante.

 

Si es un “cliente Robinson”, no puede aplicarse interés legítimo

 

La lista Robinson es un fichero de exclusión publicitaria de manera que quien quiera, puede inscribir en él su o sus emails o número de teléfono, a fin de evitar que éstos se usen con fines publicitarios.

 

El interés legítimo por otra parte permite el uso publicitario de correos electrónicos, sin consentimiento, cuando se dan una serie de requisitos (esencialmente que el destinatario sea cliente vigente y que se le informe de productos o servicios similares a los contratados).

 

Pues bien, la AEPD es clara al determinar que sobre un cliente Robinson, no es posible aplicar el criterio del interés legítimo por lo que el alta en el fichero de exclusión publicitaria, es suficiente para demostrar que un tratamiento de sus datos con fines publicitarios requerirá, el consentimiento expreso del destinatario.

 

Sobre el carácter publicitario del mensaje.

 

Los mensajes en cuestión, no eran mensajes publicitarios en sentido estricto sino una solicitud de permiso al destinatario para remitirle mensajes en el futuro. De nuevo la AEPD considera que esto no exime la condición de mensaje publicitario ya que incluye el logo y el color corporativo de la compañía. Debemos recordar que la normativa define como mensaje publicitario aquél que ofrece bienes o productos pero también aquél que promociona la imagen o marca de una empresa, siendo este el caso en cuestión.

 

Carácter genérico del correo electrónico del destinatario

 

Por último una alegación, sin éxito del denunciado, era que el email donde se enviaron los mensajes no contenía el nombre del destinatario siendo un correo electrónico genérico. En este punto la AEPD zanja también el tema recordando que los correos electrónicos, incluyan o no el nombre de su propietario, son datos personales.

 

Resultado: tres sanciones de 100.000 € cada una: 300.000 €.

 

Discutiremos más casos reales de la actividad de la AEPD en el mundo del email marketing en el próximo EMBC. ¡Hasta entonces!

 

Victor Roselló

 


No Comments

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.