RGPD: EMAIL MARKETING E INTERÉS LEGÍTIMO

Posted by | · · | Blog | No hay comentarios en RGPD: EMAIL MARKETING E INTERÉS LEGÍTIMO

Tras casi un año de exigibilidad del Reglamento General de Protección de Datos (“RGPD”), abordamos en este artículo un asunto que entendemos de máximo interés para el sector del Email Marketing que no es otro que el de conocer en qué supuestos es posible realizar acciones de email marketing sin consentimiento explícito de los destinatarios.

 

Con carácter previo es necesario recordar que:

 

-Las acciones de email marketing que implican el uso de emails para envío de ofertas o promociones, se  consideran un tratamiento de datos personales, estando sujetas por tanto al RGPD. Esto es así tanto si  el mail es de un particular (pepe@gmail.com) o como de un trabajador de una empresa  (director@miempresa.com). No hay tratamiento de datos personales si el mail es de una empresa  (info@miempresa.com).

 

– Cuando se realizan envíos de correos electrónicos publicitarios, es de aplicación no solo el RGPD, sino la LSSICE de 2002 (aún vigente, pendiente de modificación). Esta ley se aplica con independencia del    destinatario (B2C o B2B).

 

– El RGPD recoge varios supuestos en que el tratamiento de datos (personales) es lícito: uno de ellos es    el consentimiento, otro el interés legítimo (hay 4 más). Si se cumple uno, no es necesario cumplir con    cualquier otro. En otras palabras, el consentimiento no es siempre obligatorio para tratar datos          personales.

 

La citada LSSICE autoriza el consentimiento tácito (“sino me dices lo contrario, te enviaré publicidad”), cuando se remitan correos sobre los mismos productos o servicios que fueron contratados y de la misma empresa. Este artículo sigue vigente, pero el RGPD ya no permite los consentimientos tácitos. ¿Entonces cómo se aplica?. La AEPD (Agencia Española de Protección de Datos) permite el envío de publicidad por medios electrónicos a clientes vigentes, sin consentimiento pero sobre la base del interés legítimo de la empresa, ya que ello entra dentro de las “expectativas razonables” del destinatario.

 

A tener en cuenta:

 

– Esta regla debe interpretarse de manera restrictiva ya que se está “limitando” un derecho. Los productos o servicios deben ser lo más “similares” posible.

 

– El interés legítimo de la empresa debe razonarse bien y exponerse de manera clara en sus políticas de privacidad.

 

-Un cliente que me ha comprado una vez, no es un cliente vigente. Esta regla la AEPD la aplica para aquellos clientes que siguen teniendo una relación comercial con la empresa, por todo ello es más fácilmente aplicable a empresas que venden servicios que productos.

 

 

Puede que alguno se encuentre algo asustado por lo que acabo de explicar y vean “restringidas” sus oportunidades comerciales, pero todo tiene un porqué y también existen excepciones a las reglas. Hablaremos de todo ello más en detalle en el EMBC 2019.

 

 

Victor Roselló

Roselló-Mallol Abogados

victor@rosello-mallol.com

 

 


No Comments

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.